Mijas Pueblo

Un pueblo blanco tradicional

Desde que este pueblo se abrió por primera vez al turismo durante la década de los 60, ciudadanos de cerca de 100 nacionalidades diferentes se han instalado aquí ofreciendo una imagen ejemplar de integración que se observa en los numerosos clubes y asociaciones, además de la huella que dejan en el arte y la cultura local.

Quedan, sin embargo, trazos de la cultura original, como por ejemplo los burro-taxi, que podemos ver estacionados en la Plaza Central. Al igual que Ronda, que está al otro lado de las montañas, el pueblo tiene una historia muy antigua, y como prueba hay dos iglesias Mudejares, además del Santuario del Santo Patrón de Míjas que data del año 850.

Durante el mes de enero, Mijas celebra la festividad de San Antón con una romería en la ermita a la cual llegan numerosos carros cargados de flores y comida.

Podemos encontrar una gran variedad de artesanía en Mijas, sobre todo trabajos en lino. El pan y la miel son exquisitos.

El plato típico de Mijas es el gazpachuelo, además hay numerosas especialidades de dulces hechos con almendras, que aquí llaman buñuelos y homazos.

Uno de los edificios más interesantes en Mijas es la ermita de El Puerto que puede ser observada desde el camino que sube la montaña. Desde allí tendremos la oportunidad de ver los numerosos parapentes que se usan estos parajes.

Merece la pena mencionar también la fuente de agua fresca mineral a la entrada del pueblo.